Educación sexual a través de la televisión

Que la televisión es una fuente inagotable de programas con contenidos violentos y sexuales no hace falta que lo digamos, todo el mundo lo sabe. La mayoría de canales están obligados por ley a respetar unas franjas horarias para emitir este tipo de contenidos, pero al final todo el mundo acaba viendo según qué, porque son pocos los menores que a las 9 de la noche ya están durmiendo.

Hoy, pero, nos queremos hacer eco de un programa innovador en la televisión pública de Noruega: “Pubertet”. Se trata de una serie que se dirige principalmente a público adolescente y que el tema principal es la educación sexual. La serie está incluida en el programa de ciencia Newton y en ella se plantean dudas como las partes de las que se compone la vagina o el tamaño normal del pene.

Sorprendente pero normal

Y es que claro, estamos tan acostumbrados a esconder con recelo según qué contenidos que, cuando se hace de una forma tan natural, lo consideramos hasta raro. ¿Acaso no es un poco sorprendente ver un pene con todo lujo de detalles en medio de la pantalla y una chica que lo va tocando y va explicando que es cada cosa? ¿Acaso no nos escondemos cuando vemos portales tipo zasporn? ¿Hasta qué punto tiene carácter científico que en prime time se esté analizando semen para ver sus componentes? ¿Es realmente efectivo, como programa de educación sexual? Pues de momento para que sí.

 

No es porno, es la vida. Así se defienden sus creadores y los máximos responsables de la televisión pública. Es importante que los más jóvenes descubran cosas que hasta ahora tenían que leer quien sabe donde (porque, aunque todos sabemos de la importancia de que los padres hablen con sus hijos de estos temas, pocos son los que lo hacen realmente). Es más práctico verlo en televisión, donde además de ejemplos prácticos se pueden plantear nuevas dudas que hasta ahora nadie les había podido resolver (muchas veces por no saber cómo plantearlo ni a quién).

Ahora ya hace casi un año que empezó la emisión de Pubertet. No han sido muchos capítulos (8 en total, se pueden buscar en Internet) pero han servido para resolver las dudas de muchos jóvenes. Ha sido una forma clara y directa de dirigirse a ellos, y ellos lo agradecen profundamente.

Dudamos que en otros países este programa fuera a funcionar como lo hizo allí, que incluso ganaron un premio anual de periodismo. Pensad que en Noruega hay una asignatura obligatoria en las escuelas que es educación sexual, por lo que en el fondo no les queda tan lejos. En Europa, por ejemplo, solo España y Portugal no incluyen este tipo de contenidos en su curriculum académico, mientras que los países nórdicos son –como pasa con casi todo- pioneros en ello. Allí nadie se extraña si quieres ver webs como www.zasporn.com/peliculas-porno

Clamamos a los responsables de las televisiones públicas para que incluyan programas de este tipo en su parrilla. No solamente será un éxito de audiencia (apostamos que sí) sino que además servirá para que toda una generación aprenda ejercer sexo de forma responsable.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *